Seleccionar página
«Masturbarse no es sexo»

Escrito por lisbethm

12 agosto, 2019

Desde hace algún tiempo el tema de la masturbación me resulta -por decir lo menos- interesante. Por esto leo, investigo y, sobre todo, practico. La razón de mi interés -que nació llegada a la treintena- puede que sea porque la descubrí y la experimenté tarde. No porque negara su existencia en esa etapa universitaria rebosante de hormonas y curiosidad, sino porque los tabúes, la vergüenza y el prejuicio pesaban más que mi placer. Debo sumar a esto, la importante carga socio cultural que supone ser parte de la generación “Princesita Disney latinoamericana”. El caso es que una vez te liberas del lastre cultural y superas el miedo, no hay vuelta atrás. Se llega al punto de no retorno en el que tu cuerpo toma las riendas y la vocecita monjil y prejuiciada de la razón se silencia. Al principio, lo entendí como una meta cumplida, como un check en mi to do list, pero poco a poco empecé a sentirlo como una liberación, exploración, sanación y acción recurrente.

En el camino, me desprendí de los tabúes, las falsas creencias religiosas y hasta del marido. Me encontré con información, técnicas, juguetes, literatura y frases como “masturbarse es un desahogo para cuando estás solo, pero nada se compara con el sexo en pareja”.

Hoy vengo a hablar de esto… ¿consideras la masturbación una relación sexual o la ves como el mero acto de desahogo en solitario?

Si piensas que es un acto para drenar nuestro deseo contenido y que no puede ser entendido como sexo, siento decir, que estás olvidando la relación sexual primaria y más honesta. Sí, la que es con nosotros mismos, la que es con nuestro cuerpo y con nuestra alma.

La masturbación es un acto de amor propio y de rebeldía contra los restos de prejuicio que aún quedan en el entorno y en nuestro cuerpo. Es el más sincero acto de autoconocimiento, que ha de ser la base de toda relación con otro.

Y es que, si no conoces tu cuerpo y tus puntos de placer; si no reconoces y canalizas tu energía sexual; al tiempo que te abrazas y te sientes con honestidad y si no te reconcilias con tu deseo, con tu cuerpo… ¿cómo esperas hacerlo con otro de forma plena y satisfactoria?

No puedes vivir y disfrutar en pareja lo que no eres capaz de reconocer y experimentar en solitario. Así que…

«

¡Sí! masturbarse sí es sexo

Es la relación sexual con la persona más importante y que nos acompañará siempre… es la relación sexual con nosotros…

Esto más que reflexión es una invitación a reconocerse, a entender y tocar el cuerpo, a sentir esas pulsiones incontenibles sin vergüenza y, sobre todo, una invitación a quererse, consentirse y ser nuestras proveedoras de placer, cariño y ¡¡orgasmos!!.

No esperes que otro te enseñe el recorrido… la única ruta no está en otras manos.

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más contenido!

Otras publicaciones

Mindful-masturbate en tiempos de COVID-19

Mindful-masturbate en tiempos de COVID-19

El Satisfyer está agotado y a punto de declararse en huelga de brazos caídos. La cuarentena avanza a paso lento y no se tiene fecha prevista para el cese del confinamiento. Teletrabajo, faenas de casa, síndrome Marie Kondo, Netflix, bailoterapia, meditación, cocina,...

¡¡Y salimos del armario!!

¡¡Y salimos del armario!!

Esto ha sido un parto. Largo, no tan doloroso, pero si retador. Ha mutado muchas veces en el camino, más de lo que hubiera querido, pero ¡¡aquí está finalmente!! Lo que hemos llamado el Producto mínimo viable (PMV) de Lis Meré… o lo que es lo mismo “sácalo de una...

¿Adicción?

¿Adicción?

¿Y si empiezo a masturbarme y me gusta tanto que se  convierte en una adicción? Me comentaba una amiga tras una reciente conversación -¿o debo decir sesión?- acerca de la dualidad que, por años, ha vivido con respecto a su energía sexual y al pleno (o cohibido)...

¿Quieres saber más?